testamento-de-amores-juan-del-enzina, POEMAS DE AMOR, Letras de canciones y poemas.

DEPOESÍA. Letras de canciones, poemas de amor, desamor, muerte y desengaño. Poesía de todas las épocas y estilos
Letras en español, letras en inglés, versos de serenidad, alegría, lovcura y desesperación. Poemas para toos los estados de ánimo y ocasiones. Humor, sentimiento y reflexión
BUSCAR LETRAS DE CANCIONES O POESÍAS POR TÍTULO O AUTOR:

Publicidad

Poesías disponibles en POEMAS DE AMOR

Deposía. Un poema para cada momento.

Testamento de amores hecho por Juan del Enzina a su amiga porque se quería desposar

333.   - POEMAS DE AMOR.

Comentario de la obra:


EMAIL PARA CONSULTAS: Enviar un correo a Testamento de amores hecho por Juan del Enzina a su amiga porque se quería desposar

     

     

     

     

    Introduçión

     

    Ya no tengo confiança

    de la vida ni la quiero,

    pues mi querer verdadero

    tan mal galardón[1] alcança,

    que jamás puse[2] dudança[3]

    en quereros como a Dios;

    mas en ver vuestra mudança[4]

    pierdo triste el esperança

    que esperava yo de vos.

     

    Vos vencistes mi querer

    a quereros más que a mí

    y por vos yo me vencí

    sin poderme defender.

    Vos podiéndome valer[5]

    queréys ser mi matadora,

    por vos todo mi poder

    se pierde por os perder,

    por vos mi mal empeora.

     

    A Dios me quiero quexar

    de vos y de mi ventura[6],

    pues que vuestra hermosura

    tanto me quiere aquexar

    que no me puedo alexar

    ni partirme de quereros

    y en quererme vos dexar

    me veo más congoxar

    congoxándome por veros.

     

    Ninguna consolación[7]

    da consuelo a mi vivir,

    que en veros de mí partir

    se me parte el coraçón.

    Pues sin darme galardón

    andáys por darme la muerte,

    ya no espero rendención

    de tan grande perdición

    por mi desastrada[8] suerte.

     

    Desde agora[9] me conviene

    despedir mi triste vida.

    Pues la tengo ya perdida,

    no quiero que más me pene[10].

    Que la muerte cerca viene

    para me satisfazer.

    Mas pues amor tal me tiene,

    en tanto que me sostiene,

    testamento quiero hazer.

     

    Comiença el testamento.

     

    En el nombre de Cupido,

    dios de los enamorados,

    el qual en los más penados

    muestra su poder cumplido[11]

    poniendo más en olvido

    a quien más se muestra suyo;

    que si remedio le pido,

    yo que tanto le he servido,

    no sabe quién soy ni cuyo[12].

     

    Las fuerças del qual no siento[13]

    quién resistir las pudiese

    ni quién librado[14] se viese

    de su muerte o perdimiento[15].

    Porende[16], sin mudamiento,

    sepan quantos esta carta

    vieren de mi testamento

    cómo yo quiero y consiento

    que mi bien ya se reparta.

     

    Estando sin turbación

    en mi natural sentido,

    yo -que soy menos querido

    teniendo más afición[17]-

    con devota contrición[18],

    pues amor me dé[19] tal pago,

    para dar satisfación

    a quien viere que es razón,

    este testamento hago.

     

    No por fuerça ni temor

    sino por mi voluntad,

    con tal seso[20] y libertad

    qual me puso el dios de amor;

    no con ageno favor

    sino de mi propio moto[21],

    en alabança y lohor

    deste dios y gran señor

    que le soy mucho devoto.

     

    Con aquella reverencia

    que puedo y no como devo,

    yo, muy indino[22], me atrevo

    a descargar mi conciencia.

    Y con mucha diligencia

    ordeno primeramente

    que mi fe, con gran paciencia,

    se presente en la presencia

    del Amor, que tal consiente.

     

    Y pues él me la crió,

    yo quiero que suya sea

    y por alma la possea

    pues por alma me la dio:

    porque quando me venció

    con sus amargos dulçores,

    entonces conocí[23] yo

    la fe que nunca murió

    ser alma de los amores.

     

    No mirando a mis pecados

    sino a su misericordia,

    le suplico sin discordia

    me quieran ser perdonados.

    Y tomo por abogados

    para delante este dios

    los sospiros y cuydados[24]

    que dél me son embiados,

    pues saben mi fe estos dos.

     

    A la tierra el cuerpo mando

    por que no tenga querella[25],

    pues que fue formado della

    y en ella se va tornando.

    No bivo sino penando

    porque de morir soy cierto,

    que la muerte estó esperando

    sin saber cómo ni quándo

    me veré del todo muerto.

     

    Y mando ser sepultado,

    vestido de pensamiento,

    en un triste monumento[26]

    deste rotulo bordado:

    Aquí yaze el desdichado

    que dexó biva la fe;

    amador más desamado,

    servidor más olvidado

    que en el mundo nunca fue.

     

    Háganme la sepultura

    en una tierra sin fruto,

    cubierta toda de luto

    por señal de más tristura.

    Y pongan mi desventura

    en un pendón[27] por memoria

    pintado de tal figura:

    la color qual mi ventura,

    las armas qual mi vitoria.

     

    Iten[28], mando mil dolores

    para mis onras y entierros

    pues Amor con tal destierro

    destierra a los amadores,

    dando mayores favores

    a los que menos merecen

    y a los más sus servidores

    mostrando más disfavores

    quanto más suyos se ofrecen.

     

    El día que me enterraren

    mando que sean vestidos

    mis cinco pobres sentidos[29]

    de la pena que penaren,

    y la cera[30] que llevaren

    a mi triste enterramiento

    ha de ser -si la hallaren-

    que pese quanto pesaren

    mis angustias y tormento.

     

    Iten más, quiero y ordeno

    que para siempre me ofrenden

    de los daños que dependen

    de aqueste mal de que peno.

    Pues me trata como ageno

    quien me tiene a su servicio,

    ya ningún bien he por bueno,

    ya por muerto me condeno

    ya ningún plazer codicio.

     

    Ni quiero ser ofrendado,

    pues que desta vida voy,

    sino según quien yo soy

    y según quiere mi estado.

    Pues mi bivir fue penado[31],

    pena quiero que no gloria

    por que pueda ser nombrado

    por muy mal aventurado

    sin recebir vana gloria[32].

     

    En mis obsequias[33] penosas

    díganme por oraciones

    muy tristes lamentaciones

    de lastimas lastimosas.

    Y taña tres a tres posas[34]

    mi fatiga fatigada

    campanas muy dolorosas

    de quexas muy aquexosas

    por mi dicha desdichada.

     

    Y con mucha devoción

    hagan mis testamentarios

    dezirme dos treyntanarios[35]

    de congoxa y de passión.

    Y por más contemplación

    quando mis honras hyzieren,

    aya tan triste sermón

    que de pura compassión

    lloren los que allý estuvieren.

     

    Mis plazeres y alegría

    se buelvan todos en llanto,

    pues con espantoso espanto

    huyen de mi compañía;

    y la gran desdicha mía

    corra de mal en peor

    -muy peor que ser solía-,

    pues no siento mejoría

    ni sé quál es lo mejor.

     

    Sea el ataúd de fuego

    donde yo fuere metido

    con amor muy encendido,

    pues Amor me tiene ciego.

    Y por merced pido y ruego

    me lleven en unas andas[36]

    de trabajo sin sossiego.

    Y cumplido aquesto luego,

    se cumplan todas mis mandas.

     

    Mando lo más de mi pena

    al galardón que merezco,

    pues ha tanto que padezco

    por quien ora[37] me condena.

    Y al querer que más me pena[38]

    mando mi mayor dolor,

    pues está preso en cadena

    de presión[39] do se le ordena

    otra pena ques mayor.

     

    Y mando quanto biviere

    mi desseo de servir

    que no tema de sufrir

    todo el mal que le viniere.

    Y por el bien que me quiere

    la muy sola soledad

    denle desque yo muriere

    lo que menester oviere,

    pues me guarda[40] lealtad.

     

    A mis servicios leales,

    que son mal galardonados,

    por que bivan lastimados

    les mando todos mis males;

    mas las passiones mortales

    que mi mal tiene consigo,

    éstas -que son principales

    tantas y tan desiguales-

    quiero yo llevar conmigo.

     

    Para cumplir y pagar

    este testamento amargo,

    yo quiero que tome el cargo

    quien lo quisiere tomar.

    Mas por más assegurar

    lo que mis males dessean,

    quiero que mi dessear

    y mi firmeza de amar

    mis testamentarios sean.

     

    A los quales con buen zelo

    suplico y con humildad,

    lo uno por la amistad

    lo otro por Dios del cielo,

    les plega[41] por mi consuelo

    este encargo recebir

    sin temor y sin recelo,

    pues de su dolor me duelo

    más que no de mi morir.

     

    Porque ciertamente creo

    mi dessear y firmeza

    en las cosas de tristeza

    cumplirán lo que desseo.

    Mas porque según yo veo

    trabajo se les recrece[42],

    tomen de todo mi arreo[43]

    y de quanto yo posseo

    lo que más les pertenece.

     

    Y después que por entero

    mi testamento pagaren

    de los males que quedaren

    y de todos los que espero,

    es mi voluntad y quiero

    que sea muy sin engaño

    universal heredero

    mi coraçón, pues yo muero

    y él recibe tanto daño.

     

    Y mi alma le encomiendo

    pues que se crió con él

    por que de pena cruel

    la repare en yo muriendo.

    Mas después que Dios queriendo

    desta él se partiere,

    mando que luego empartiendo

    suceda quien bien sirviendo

    lo que yo sufro sufriere.

     

    Si hallaren yo aver hecho

    otro testmento alguno,

    yo lo doy ya por ninguno

    según costumbre y derecho.






     

    DEPOESIA. Ovidio Nason. Vega de Magaz, León
    Poemas de grandeza, Poemas de locura, Poesía y versos de lucha, Poesía sobre la nostalgia, Poesía sobre la serenidad, Poemas de pasión, Sátira, humor y poesía burlesca, Poesía religiosa, Poesía erótica, Poemas sobre la alegría, Poesía del desengaño, Poesía existencial, Poesía social, Letras de canciones en inglés, Poesías al viento, Himnos y cantos de guerra. Busca letras, poemas o versos de cualquier autor en la ficha de cada apartado o en el buscador.