romance-de-gerineldo, POEMAS DE AMOR, Letras de canciones y poemas.

DEPOESÍA. Letras de canciones, poemas de amor, desamor, muerte y desengaño. Poesía de todas las épocas y estilos
Letras en español, letras en inglés, versos de serenidad, alegría, lovcura y desesperación. Poemas para toos los estados de ánimo y ocasiones. Humor, sentimiento y reflexión
BUSCAR LETRAS DE CANCIONES O POESÍAS POR TÍTULO O AUTOR:

Publicidad

Poesías disponibles en POEMAS DE AMOR

Deposía. Un poema para cada momento.

ROMANCE DE GERINELDO

.   - POEMAS DE AMOR.

Comentario de la obra:


     


    -«Gerineldo, Gerineldo,
    el mi paje más querido,
    quisiera haberte esta noche
    en este jardín sombrío».
    -«Como soy vuestro criado,
    señora, os burláis conmigo».
    -«No me burlo, Gerineldo,
    que de verdad te lo digo».
    -«¿A qué hora, mi señora,
    complir héis lo prometido?»
    -«Entre las doce y la una,
    que el rey estará dormido».
    Tres vueltas da a su palacio
    y otras tantas al castillo;
    el calzado se quitó
    y del buen rey no es sentido,
    y viendo que todos duermen,
    do posa la infanta ha ido.
    La infanta, que oyera pasos,
    de esta manera le dijo:
    -«¿Quién a mi estancia se atreve
    ¿quién a tanto se ha atrevido?».
    -«No vos turbéis, mi señora,
    yo soy vuestro dulce amigo,
    que acudo a vuestro mandado
    humilde y favorecido».
    Enilda le ase la mano
    sin más celar su cariño:
    cuidando que era su esposo
    en el lecho se han metido,
    y se hacen dulces halagos
    como mujer y marido:
    tantas caricias se hacen
    y con tanto fuego vivo,
    que al cansancio se rindieron
    y al fin quedaron dormidos.
    El alba salía apenas
    a dar luz al campo amigo
    cuando el rey quiere vestirse,
    mas no encuentra sus vestidos:
    -«Que llamen a Gerineldo,
    el mi buen paje querido».
    Unos dicen: «No está en casa».
    Otros dicen: «No lo he visto».
    Salta el buen rey de su lecho
    y vistióse de proviso,
    receloso de algún mal
    que puede haberle venido:
    al cuarto de Enilda entraba
    y en su lecho halla dormidos
    a su hija y a su paje
    en estrecho abrazo unidos.
    Pasmado quedó y parado
    el buen rey muy pensativo,
    pensándose qué hará
    contra los dos atrevidos:
    -«¿Mataré yo a Gerineldo,
    al que cual hijo he querido?
    Si yo matare la infanta,
    mi reino tengo perdido!».
    En tal estrecho, el buen rey,
    para que fuese testigo,
    puso la espada por medio
    entre los dos atrevidos.
    Hecho esto, se retira
    del jardín a un bosquecillo.
    Enilda al despertarse,
    notando que estaba el filo
    de la espada entre los dos,
    dijo asustada a su amigo:
    -«Levántate, Gerineldo,
    levántate, dueño mío,
    que del rey la fiera espada
    entre los dos ha dormido».
    -«¿Adónde iré, mi señora?
    ¿Adónde me iré, Dios mío?
    ¿Quién me librará de muerte,
    de muerte que he merecido?».
    -«No te asustes, Gerineldo,
    que siempre estaré contigo:
    márchate por los jardines,
    que luego al punto te sigo».
    Luego obedece a la infanta,
    haciendo cuanto le ha dicho,
    pero el rey, que está en acecho,
    se le hace encontradizo:
    -«¿Dónde vas, buen Gerineldo?
    ¿Cómo estás tan sin sentido?»
    -«Paseaba estos jardines
    para ver si han florecido,
    y vi que una fresca rosa
    el color ha deslucido».
    -«Mientes, mientes, gerineldo,
    que con Enilda has dormido».







     

    DEPOESIA. Ovidio Nason. Vega de Magaz, León
    Poemas de grandeza, Poemas de locura, Poesía y versos de lucha, Poesía sobre la nostalgia, Poesía sobre la serenidad, Poemas de pasión, Sátira, humor y poesía burlesca, Poesía religiosa, Poesía erótica, Poemas sobre la alegría, Poesía del desengaño, Poesía existencial, Poesía social, Letras de canciones en inglés, Poesías al viento, Himnos y cantos de guerra. Busca letras, poemas o versos de cualquier autor en la ficha de cada apartado o en el buscador.