milagros-de-nuestra-seora-gonzalo-de-berceo, POESÍA RELIGIOSA, Letras de canciones y poemas.

DEPOESÍA. Letras de canciones, poemas de amor, desamor, muerte y desengaño. Poesía de todas las épocas y estilos
Letras en español, letras en inglés, versos de serenidad, alegría, lovcura y desesperación. Poemas para toos los estados de ánimo y ocasiones. Humor, sentimiento y reflexión
BUSCAR LETRAS DE CANCIONES O POESÍAS POR TÍTULO O AUTOR:

Publicidad

Poesías disponibles en POESÍA RELIGIOSA

Deposía. Un poema para cada momento.

Milagros de nuestra señora (Gonzalo de Berceo)

.   - POESÍA RELIGIOSA.

Comentario de la obra:


     
    El monje embriagado

    De un otro miraclo vos querría contar

    que cuntió en un monge de ábito reglar;

    quísolo el dï ablo durament espantar,

    mas la Madre gloriosa sópogelo vedar.

    Deque fo enna orden, bien deque fo novicio,

    amó a la Gloriosa siempre facer servicio;

    guardóse de follía, de fablar en fornicio,

    pero ovo en cabo de caer en un vicio.

    Entró enna bodega un día por ventura,

    bebió mucho del vino, esto fo sin mesura,

    embebdóse el locco, issió de su cordura,

    yogó hasta las viésperas sobre la tierra dura.

    Bien a ora de viésperas, el sol bien enflaquido,

    recordó malamientre, andava estordido,

    issió contra la claustra hascas sin nul sentido,

    entendiéngelo todos que bien avié bevido.

    Peroque en sus piedes non se podié tener,

    iva a la eglesia como solié facer;

    quísoli el dï ablo zancajada poner,

    ca bien se lo cuidava rehezmientre vencer.

    Milagros de Nuestra Señora (extractos)

    En figura de toro que es escalentado,

    cavando con los piedes, el cejo demudado,

    con fiera cornadura, sannoso e irado,

    paróseli delante el traï dor provado.

    Faciéli gestos malos la cosa dï ablada,

    que li metrié los cuernos por media la corada;

    priso el omne bueno muy mala espantada,

    mas valió\'l la Gloriosa, reína coronada.

    Vino Sancta María con ábito onrrado,

    tal que de omne vivo non serié apreciado,

    metióselis en medio a él e al Peccado,

    el toro tan superbio fue luego amansado.

    Menazóli la duenna con la falda del manto,

    esto fo pora elli un muy mal quebranto;

    fusso e desterróse faziendo muy grand planto,

    fincó en paz el monge ¡gracias al Padre Sancto!

    Luego a poco rato, a pocas de passadas,

    ante que empezasse a sobir ennas gradas,

    cometiólo de cabo con figuras pesadas,

    en manera de can firiendo colmelladas.

    Vinié de mala guisa, los dientes regannados,

    el cejo muy turbio, los ojos remellados,

    por ferlo todo pieças, espaldas e costados,

    «Mesiello -dizié elli- graves son mis peccados».

     

    Vien se cuidó el monge seer despedaçado,

    sedié en fiera cueta, era mal desarrado,

    mas valió\'l la Gloriosa, ess cuerpo adonado,

    como fizo el toro fo el can segudado.

    Entrante de la eglesia enna somera grada,

    cometiólo de cabo la tercera vegada,

    en forma de león, una bestia dubdada,

    que trayé tal fereza que non serié asmada.

    Allí cuidó el monge que era devorado,

    ca vidié por verdat un fiero encontrado:

    peor li era esto que todo lo passado,

    entre su voluntat maldizié al Peccado.

    Diçié: «Valme, Gloriosa,Madre Sancta María,

    válame la tu graciaoï en esti día,

    ca só en grand afruento, en mayor non podría,

    Madre non pares mientes a la mi grand follía.»

    Abés podió el monge la palavra complir,

    veno Sancta María como solié venir,

    con un palo en mano pora\'l león ferir,

    metióselis delante, empeçó a dezir:

    «¿Don falso alevoso, non vos escarmentades?

    mas yo vos daré oy lo que vos demandades;

    ante lo compraredes que d\'aquend vos vayades,

    con quien volvistes guerra quiero que lo sepades.»

    Milagros de Nuestra Señora (extractos)

    Empezóli a dar de grandes palancadas,

    non podién las menudas escuchar las granadas,

    lazrava el león a buenas dinaradas,

    non ovo en sus días las cuestas tan sovadas.

    Diçié\'l la buena duenna: «¡Don falso traï dor,

    que siempre en mal andas, eres de mal sennor,

    si más aquí te prendo en esti derredor,

    de lo que oï prendes, aún prendrás peor!»

    Desfizo la figura, empezó a foír,

    nunqua más fo osado al monge escarnir,

    ante passó grand tiempo que podiesse guarir,

    plógoli al dï ablo quando lo mandó ir.

    El monge que por todo esto avié pasado,

    de la carga del vino non era bien folgado,

    que vino e que miedo aviénlo tan sovado

    que tornar non podió a su lecho usado.

    La reína preciosa e de precioso fecho

    prísolo por la mano, levólo pora\'l lecho,

    cubriólo con la manta e con el sobrelecho,

    púso\'l so la cabeza el cabezal derecho.

    Demás, quando lo ovo en su lecho echado,

    sanctiguó\'l con su diestra e fo bien sanctiguado;

    «Amigo -dísso\'l- fuelga, ca eres muy lazrado,

    con un pocco que duermas luego serás folgado.

     

    Pero esto te mando, a firmes te lo digo,

    cras mannana demanda a fulán mi amigo;

    confiéssate con elli e serás bien comigo,

    ca es muy buen omne e dart\'t á buen castigo.

    Quiero yo que mi vían salvar algún cuitado,

    esso es mi delicio, mi officio usado,

    tu finca bendicho a Dios acomendado,

    mas non se te oblide lo que te é mandado.»

    Díxo\'l el omne bueno: «Duenna, fe que devedes,

    vos que en mí fiziestes tan granadas mercedes,

    quiero saber quí sodes o qué nomne avedes,

    ca yo gano en ello, vos nada non perdedes.»

    Disso la buena duenna: «Seas bien sabidor,

    yo só la que parí al vero Salvador,

    que por salvar el mundo sufrió muert e dolor,

    al que façen los ángeles servicio e onor.»

    Disso el omne bono: «Esto es de creer,

    de ti podrié, Sennora, esta cosa nacer;

    déssateme, Sennora, los tus piedes tanner.

    nunqua en esti sieglo veré tan grand plazer.»

    Contendié el bon omne, queriése levantar,

    por fincar los inojos, los piedes li besar;

    mas la Virgo gloriosa no\'l quiso esperar,

    tollióseli de ojos, ovo él grand pesar.

    Milagros de Nuestra Señora (extractos)

    No la podié a ella por do iva veer,

    mas vedié grandes lumnes redor ella arder;

    no la podié por nada de voluntat toller,

    facié muy grand derecho ca fízo\'l grand placer.

    Otro día mannana, venida la luz clara,

    buscó al omne bono que ella li mandara,

    fizo su confessión con umildosa cara,

    no li celó un punto de quanto que passara.

    El maestro al monge, fecha la confessión,

    dióli consejo bueno, dióli absolución,

    metió Sancta María en él tal bendición

    que valió más por elli essa congregación.

    Si ante fora bono, fo desende mejor;

    a la Sancta Reína, Madre del Criador,

    amóla siempre mucho, fízo\'l siempre onor,

    feliz fo él que ella cogió en su amor.

    El otro omne bono, no\'l sabría nomnar,

    al que Sancta María lo mandó maestrar,

    cogió amor tan firme de tanto la amar

    que dessar\'s ié por ella la cabeza cortar.

    Todas las otras gentes, legos e coronados,

    clérigos e canonges e los escapulados,

    fueron de la Gloriosa todos enamorados,

    que save acorrer tan bien a los cuitados.

     

    Todos la bendiçién e todos la laudavan,

    las manos e los ojos a ella los alçavan,

    retrayén los sos fechos, las sos laudes cantavan,

    los días e las noches en esso los passavan.

    Sennores e amigos, muévanos esta cosa,

    amemos e laudemos todos a la Gloriosa,

    non echaremos mano en cosa tan preciosa,

    que tan bien nos acorra en ora periglosa.

    Si nos bien la sirviéremos, quequiere que\'l pidamos,

    todo lo ganaremos, bien seguros seamos,

    aquí lo entendremos bien ante que muramos,

    lo que allí metiéremos que bien lo empleamos.

    Ella nos dé su gracia e su bendición,

    guárdenos de peccado e de tribulación,

    de nuestras liviandades gánenos remissión,

    que non vayan las almas nuestras en perdición.










     

    DEPOESIA. Ovidio Nason. Vega de Magaz, León
    Poemas de grandeza, Poemas de locura, Poesía y versos de lucha, Poesía sobre la nostalgia, Poesía sobre la serenidad, Poemas de pasión, Sátira, humor y poesía burlesca, Poesía religiosa, Poesía erótica, Poemas sobre la alegría, Poesía del desengaño, Poesía existencial, Poesía social, Letras de canciones en inglés, Poesías al viento, Himnos y cantos de guerra. Busca letras, poemas o versos de cualquier autor en la ficha de cada apartado o en el buscador.