aportacin-involuntaria-de-andresniporesas, POESÍA SOBRE LOS SUEÑOS, Letras de canciones y poemas.

DEPOESÍA. Letras de canciones, poemas de amor, desamor, muerte y desengaño. Poesía de todas las épocas y estilos
Letras en español, letras en inglés, versos de serenidad, alegría, lovcura y desesperación. Poemas para toos los estados de ánimo y ocasiones. Humor, sentimiento y reflexión
BUSCAR LETRAS DE CANCIONES O POESÍAS POR TÍTULO O AUTOR:

Publicidad

Poesías disponibles en POESÍA SOBRE LOS SUEÑOS

Deposía. Un poema para cada momento.

Aportación involuntaria de ANDRESNIPORESAS

.   - POESÍA SOBRE LOS SUEÑOS.

Comentario de la obra:


     UN DURO AL AÑO! Por Juan Santmaría y Tormos, 1947.
    Monte arriba, con el viento,

    buscando reposo y calma,

    íbame yo muy contento

    dándole sosiego al alma.

    Cuando a lo alto llegué,

    y al dar la vista a la cima,

    un rebaño me encontré

    que se me venía encima.

    Marchaban las ovejas

    al paso lento, tranquilas

    y pasaban las parejas

    al sonar de las esquilas.

    Detrás de ellos, lentamente,

    dando al aire una canción

    y rascando indiferente

    un mendrugo del zurrón

    iba el pastor: ¡un niño!

    Un imberbe zagalejo

    que me inspiró su cariño

    que es tan frecuente en un viejo.

    - ¡Hola! ¿Eres tu el pastor?

    - Sí, señor. ¿Qué se le ofrece?

    - ¿Tienes padres?- No señor.

    - ¿Cuántos años tienes?- Trece.

    - ¿Y cuánto ganas, amigo?

    - Un duro. -¿Al día? -¡Ande, maño!

    - ¿Un duro al mes?

    - Que no, le digo.

    - ¿Cuánto, pues?

    - ¡Un duro al año!

    Yo dejé que se marchara

    y en el monte me senté

    y tapándome la cara

    avergonzado lloré.
    Pasaron por mis memorias

    templos, palacios y reyes,

    los aplausos y las glorias,

    los discursos y las leyes.

    Los millones del banquero,

    las fiestas del potentado;

    réditos del usurero,

    ladrones en despoblado.

    Fortunas mal heredadas

    en el tapete perdidas;

    cortesanos y marqueses

    de ricas galas prendidos.

    Los que del lujo se afanan

    con la gloria y con el daño,

    en tanto hay seres que ganan

    ¡un mísero duro al año!

    ¡Un duro ¡Oh, Dios!

    ¡Cuántas veces

    lo he derrochado yo

    en miles de pequeñeces

    que mi gusto me pidió!

    En comer sin tener gana;

    en caprichos y en favores;

    en vanidades humanas,

    en guantes, coches y flores.

    En un rato de placer;

    en un libro sin valor;

    en apostar, en beber,

    en humo y en buen olor.

    Y ese duro que se olvida

    en cuanto de comer se deja

    es un año de la vida

    de ese niño que se aleja.

    Hay ateos y creyentes

    todos en el daño iguales,

    resolviendo dirigentes

    grandes problemas sociales.

    Y hay seres que en la misma edad,

    ignorando su propio engaño,

    les paga la humanidad

    ¡un duro al año!

    Mientras de la mina oscura

    rasca el carbón tanta gente,

    pasando tanta amargura

    para que yo me caliente.

    Mientras derrochan la moda

    y gastan grandes y chicos

    mil duros en una boda,

    mil, en el entierro de un rico.

    Hasta que el Sol desigual sea

    al dar al hombre sus rayos

    y haya niños con librea

    que me sirvan de lacayos,

    ni creo en leyes humanas

    ni en el que las bombas tira

    Palabras, palabras vanas.

    Mentira, todo es mentira.

    No hay a las penas consuelo:

    sufrir, sólo sufrir.

    El Cristo murió en los cielos

    pero volverá a venir.

    Su reino será de espanto;

    sus leyes muy diferentes.

    Entonces se oirá el llanto

    y el rechinar de los dientes.

    Nos ha de ver impasible

    ese niño, ese pastor,

    ya convertido en terrible

    ángel exterminador.

    Y entre torrentes de lava

    Gritará desde su alto encaño

    “¡Yo soy aquél que ganaba

    un mísero duro al año!”

    Así a mis soles decía,

    solo en la cumbre del monte;

    mientras el sol se escondía

    en el rojizo horizonte.

    Veíanse allá los curas

    de las ricas catedrales

    y el reflejo de las luces

    de las fiestas mundanales.

    Y allá, perdido en la plana,

    cantando tras su rebaño,

    marcha ese niño que gana

    ¡un mísero duro al año!”



    Juan Sin Letras. Una cruzada literaria.

    Juan Sin Letras. Una cruzada literaria.






     

    DEPOESIA. Ovidio Nason. Vega de Magaz, León
    Poemas de grandeza, Poemas de locura, Poesía y versos de lucha, Poesía sobre la nostalgia, Poesía sobre la serenidad, Poemas de pasión, Sátira, humor y poesía burlesca, Poesía religiosa, Poesía erótica, Poemas sobre la alegría, Poesía del desengaño, Poesía existencial, Poesía social, Letras de canciones en inglés, Poesías al viento, Himnos y cantos de guerra. Busca letras, poemas o versos de cualquier autor en la ficha de cada apartado o en el buscador.