almanzor-heinrich-heine, POESÍA Y VERSOS DE LUCHA, Letras de canciones y poemas.

DEPOESÍA. Letras de canciones, poemas de amor, desamor, muerte y desengaño. Poesía de todas las épocas y estilos
Letras en español, letras en inglés, versos de serenidad, alegría, lovcura y desesperación. Poemas para toos los estados de ánimo y ocasiones. Humor, sentimiento y reflexión
BUSCAR LETRAS DE CANCIONES O POESÍAS POR TÍTULO O AUTOR:

Publicidad

Poesías disponibles en POESÍA Y VERSOS DE LUCHA

Deposía. Un poema para cada momento.

Almanzor (Heinrich Heine)

.   - POESÍA Y VERSOS DE LUCHA.

Comentario de la obra:


     
    - I -

    Hay mil trescientas columnas
    en la catedral de Córdoba;
    hay mil trescientas columnas
    que la cúpula soportan.
    Muros, columnas y cúpula
    versos del Korán decoran,
    grabados entre arabescos
    de guirnaldas caprichosas.
    Reyes moros levantaron
    ese templo, de Alá en honra;
    las mudanzas de los tiempos
    a otros usos lo acomodan.
    En la torre en que vibraba
    la voz del muecín sonora,
    hoy tañen tristes y lúgubres
    las campanas melancólicas.
    En las gradas do se oyeron
    las palabras de Mahoma,
    hacen tonsurados prestes
    sus extrañas ceremonias.
    Ante imágenes pintadas
    se arrodillan y se postran;
    humo de tristes candelas
    mancha las bruñidas bóvedas.
    Está Almanzor-ben-Abdala
    en la catedral de Córdoba,
    y las columnas contempla,
    y de este modo razona:
    -«Para el gran Alá os labraron,
    columnas firmes y sólidas,
    y al culto odiado de Cristo
    dais vuestro homenaje ahora.
    »Si así aceptáis la mudanza
    que os humilla y os deshonra,
    ¿qué ha de hacer el hombre débil,
    columnas firmes y sólidas?»
    Y con semblante sereno
    la gallarda frente dobla
    en las pilas bautismales
    de la catedral de Córdoba.

    - II -

    De la catedral ya sale,
    y al punto que sale, monta
    en un selvático potro,
    que rozagante galopa.
    Camino va de Alcolea,
    y sueltas al viento flotan
    sus guedejas aún mojadas
    y las plumas de su gorra.
    Camino va de Alcolea,
    do al Guadalquivir coronan
    almendros de flor nevada,
    naranjos de dulce aroma.
    El venturoso jinete
    canta y ríe, triunfa y goza;
    trinos de aves le acompañan
    y murmurios de las ondas.
    En Alcolea reside
    doña Clara de Mendoza;
    mientras su padre guerrea,
    vive alegre y sin zozobras.
    Almanzor oye lejanos
    sonar timbales y trompas;
    ve al través de la arboleda
    resplandecer las antorchas.
    ¡Oh castillo de Alcolea!
    ¡Gran baile esta noche logras!
    Bailan doce caballeros
    con otras tantas hermosas.
    Apuestos son los galanes,
    son las damas seductoras;
    Almanzor, el más gallardo
    entre todos y entre todas.
    Feliz va de dama en dama
    con la sonrisa en la boca;
    para todas cuantas mira
    tiene a punto una lisonja.
    A Isabel la mano besa;
    la deja luego por otra;
    se sienta a los pies de Elvira
    y en sus pupilas se arroba.
    Si hoy merece sus bondades
    le pregunta a Leonora,
    y le muestra la cruz de oro
    que su capotillo adorna.
    A fe de cristiano viejo
    les jura que las adora,
    y el juramento repite
    treinta veces en tres horas.

    - III -

    El castillo de Alcolea
    envuelven silencio y sombra;
    ya no hay damas ni galanes,
    ya no hay músicas ni antorchas.
    Almanzor y doña Clara
    están callados y a solas;
    el último candelabro
    su último fulgor arroja.
    Ella, en el sitial sentada;
    él, a sus plantas, apoya
    en sus trémulas rodillas
    la cabeza soñadora.
    En sus obscuras guedejas
    un frasco de agua de rosas
    ella solícita vierte;
    él, dormitando, solloza.
    En sus obscuras guedejas
    los labios amantes posa
    ella, y un ósculo imprime;
    nublada la sien él dobla.
    En sus obscuras guedejas
    ella, las que tierna llora
    dulces lágrimas, derrama;
    él, se estremece de cólera.
    Sueña: está, la sien rendida,
    en la catedral de Córdoba,
    y sus guedejas gotean,
    y oye voces que le asombran.
    Las colosales columnas
    su carga ya no soportan;
    se agitan y bambolean,
    se tuercen y se desploman.
    Los clérigos palidecen,
    se hunde con fragor la bóveda,
    y los sonantes escombros
    las imágenes destrozan.




    Free posster gallery


    Juan Sin Letras. Una cruzada literaria.






     

    DEPOESIA. Ovidio Nason. Vega de Magaz, León
    Poemas de grandeza, Poemas de locura, Poesía y versos de lucha, Poesía sobre la nostalgia, Poesía sobre la serenidad, Poemas de pasión, Sátira, humor y poesía burlesca, Poesía religiosa, Poesía erótica, Poemas sobre la alegría, Poesía del desengaño, Poesía existencial, Poesía social, Letras de canciones en inglés, Poesías al viento, Himnos y cantos de guerra. Busca letras, poemas o versos de cualquier autor en la ficha de cada apartado o en el buscador.